Karmen Parroquín – autobiografía

Nací el 12 de septiembre de 1989 en la ciudad de Veracruz. Sin ningún rasgo aparente que determinara mi propósito en la vida; no tenía dedos de pianista ni piernas de atleta. A menudo me comparaban con un durazno, una cosa tierna y regordeta con piel suave; al parecer esas eran mis características más notables.

Durante mi educación primaria y secundaria, aproveché cualquier oportunidad para estar cerca de la música, me inscribí en el coro del colegio, en los concursos de talentos y hasta en la banda de guerra.

A los doce años, comencé a leer y a escribir poesía. Descubrí que las poesías podrían convertirse en canciones. Para lograrlo, aprendí un poco de guitarra observando a mi papá. Así, poco después de cumplir 13 años, compuse mi primera canción.

Confiando en que podía desarrollar mis habilidades musicales, decidí entrar a una escuela vespertina de música y enfocarme en el canto.

Después de aproximadamente tres intensos años de estudiar, viajé a Suiza junto con mis compañeros de la academia. Habíamos formado un ensamble vocal y teníamos mucho repertorio latinoamericano que mostrarle al mundo.

En 2009, por una gran causalidad, conocí a Silvia y nuestra química musical instantánea reafirmó mis convicciones de querer dedicarme a esto toda la vida. Puedo decir que en ese tiempo me encontré y me comprendí musicalmente.

Con la ayuda de dos amigos entrañables grabamos y subimos videos a YouTube; nuestra música estaba por fin llegando a más personas. En 2012, viajamos a Monterrey por invitación de Los Claxons e interpretamos su canción “Mis manos necias” frente a ocho mil personas. Me enamoré de esa energía.

Después de esa experiencia decidimos grabar una sesión en vivo de ocho temas originales, que configuraría nuestro primer disco “Voy a Atreverme”. La frase que le da título al disco, ha sido desde entonces una especie de “mantra” para nosotras.

Gracias a esa sesión en vivo, amigos y familiares que nos han apoyado, ganamos un concurso para tocar en Cumbre Tajín 2013, otro sueño hecho realidad. Y no sólo por la magnitud del festival y las dimensiones del escenario, sino porque tuvimos la fortuna de abrir el concierto de una de nuestras artistas favoritas en todo el mundo: Regina Spektor.

Más experiencias inigualables siguieron llegando a nuestras vidas, y permitiéndole a nuestra música seguir llegando a las vidas de muchas otras personas. En noviembre de 2014 tuvimos la oportunidad de cantar “Lo imposible no existe”, tema que compusimos para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en un estadio lleno de público, atletas y voluntarios super entusiastas en la ceremonia de clausura.

En el 2015 terminamos de mudarnos a la Ciudad de México, y encontramos varios rincones inspiradores donde surgieron muchas canciones nuevas. En ese mismo año, llegó la noticia de que ganamos la Beca María Grever para Composición de Música Popular Mexicana en su sexta edición (2016). Ese año, enmedio de muchas composiciones, decidimos que ya era tiempo de grabar nuestro segundo disco y conquistar otro reto importante en nuestra carrera. Hicimos una gira de conciertos íntimos por veinte ciudades y con la ayuda de nuestros fans, logramos recaudar los fondos para el segundo material discográfico que podremos lanzar en febrero.

¡Algún día seremos gigantes!